DETECTOR DE FUGA DE AGUA

Las filtraciones de agua en paredes, techos o muebles no son fáciles de detectar y ocasionan un enorme problema de humedad que suele dañar la pintura, revestimientos o empapelados y hasta incluso el debilitamiento de la estructura de un edificio. El sencillo aparato que proponemos permite detectar los lugares más probables donde se encuentre la filtración, limitando el perímetro a romper en busca de la fuga.

DESARROLLO

El contacto de un líquido con el material de una pared o techo afecta su conductividad eléctrica, lo que podrá servir de punto de partida para un equipo de detección.

Un cambio de la consistencia o la humedad de una pared, antes incluso de aparecer una alteración de la coloración, suele modificar la resistencia eléctrica de un lugar haciendo que sobre una zona, la resistencia caiga de millones de ohms a algunos centenares o incluso decenas de ohms.

Este efecto es la base de nuestro proyecto, se trata de un pequeño detector portátil que puede acusar la disminución de la resistencia de una pared o techo, generalmente causada por una filtración (figura 1). El aparato es muy simple de montar y dá una indicación sonora cuando la resistencia de una zona cae abruptamente.

Se alimenta con 2 baterías de 9V para que pueda ser transportado fácilmente y su consumo de energía es tan pequeño que las pilas durarán meses. Bastará que el usuario lo apoye en el lugar sospechoso para que el aparato indique si existe o no humedad presente, lo que significa una manera de usarlo muy sencilla. Las características sobresalientes son las siguientes:

  • Tensión de alimentación: 18V (2 baterías de 9V).
  • Corriente de reposo: < 5mA.

El circuito consiste básicamente en un amplificador seguidor de tensión que activará a un buzzer y hará encender a un led cuando el sensor esté en presencia de humedad. Este sensor puede estar formado por dos chapitas de metal o bien por dos esponjas conductoras pegadas en la parte inferior de la caja que alojará al aparato, como sugiere la figura 2.

Si la resistencia fuera muy alta, lo que ocurre con una superficie seca, o con muy pequeña humedad (debe ser tenida en cuenta la humedad ambiente en los días lluviosos, para que no haya una falsa indicación) el buzzer no sonará, ya que la resistencia presente en IC2 no es lo suficientemente baja para provocar el cambio de estado del A.O.

Si la humedad fuera elevada, la resistencia puede caer al punto de que tengamos sonido en el buzzer y que se encienda el led.

El contacto directo con agua ya representa una resistencia muy pequeña, lo que hace que el aparato indique este estado.

Por supuesto que en el caso de un contacto directo con agua, los electrodos deben ser secados antes de una nueva prueba, lo que significa que el usuario debe tener siempre a mano un trozo de tela con este fin.

En la condición de no emisión de sonido, o sequedad total, el consumo de corriente del aparato será extremadamente bajo, lo que significa que hasta incluso el interruptor general puede ser eliminado.

En la figura 3 tenemos el diagrama completo del aparato, observándose su simplicidad. Los componentes pueden ser montados en un pequeño puente de terminales, ya que el aparato no es crítico. Existe también la opción de la placa de circuito impreso que tendrá la diagramación de la figura 3.

El transistor admite equivalentes, y el parlante es una pequeña unidad de 5 cm de 8 ohm que deberá entrar en la caja elegida para alojar el proyecto. El sensor está formado por dos chapitas de metal de aproximadamente 5 x 3 cm o bien dos trozos del mismo tamaño de goma conductora del tipo usado para proteger circuitos integrados.

Para probar el aparato, basta colocar las baterías y tocando con los dedos al mismo tiempo en las dos áreas del sensor debe haber emisión de sonido.

Para usar el aparato apoye el sensor en la pared o techo donde se sospeche que puede haber una filtración y verificar si hay o no emisión de sonido.

 
Autor: Horacio Daniel Vallejo - E-Mail: hvquark@ar.inter.net
FIGURA 1
 
FIGURA 2
 
FIGURA 3
 
MATERIALES