Reproductores de DVD: curso de funcionamiento, mantenimiento y reparación 5


Los reproductores de discos digitales versátiles (DVDs) son equipos que hoy se encuentran en la mayoría de los hogares y los de última generación son capaces de reproducir prácticamente, cualquier formato de disco óptico (CD, VCD, CVD). Si bien es normal conseguir estos equipos con precios de venta al público que, en ocasiones, puede no alcanzar el equivalente a 50 dólares americanos, el técnico debe estar preparado para entender su funcionamiento a la perfección, con el objeto de realizar mantenimientos preventivos y reparaciones cuando las mismas sean requeridas. En esta edición de Saber Electrónica comenzamos a desarrollar un curso que enseña el funcionamiento de estas unidades y prepara al técnico para tareas de reparación. Cada lección (que puede desarrollarse en diferentes entregas) estará acompañada de un test de evaluación para que pueda comprobar cuánto va aprendiendo en la medida que estudia, e iremos colocando bibliografía adicional en la web con guías prácticas e informes de reparación de unidades que llegan a nuestro taller.


Desarrollo


Introducción

Los reproductores y grabadores de DVD familiares, son equipos muy difíciles de reparar por varias circunstancia que pasamos a explicar según su orden de importancia:

1) No son equipos diseñados pensando en el reparador individual.
2) Son equipos digitales en prácticamente todas sus etapas.
3) Casi todos sus circuitos integrados son SMD (de montaje superficial).
4) Sus componentes no se consiguen fácilmente o son muy caros.
5) Son equipos de muy bajo precio (se consiguen reproductores por menos de 70 dólares americanos).
6) Para repararlos es necesario saber reparar reproductores de CDs.
7) Requieren discos de prueba especiales para su reparación.
8) Requieren un banco de prueba para probarlos totalmente.
9) Por ser equipos “muy” nuevos en muchos casos tienen problemas de diseño.
10) Los usuarios no saben utilizarlos correctamente.

A pesar de todo esto, considero que un técnico que se precie de tal, debe poder encarar su reparación aunque solo sea para no perder un cliente. Uno de mis alumnos me comentaba amargamente, que sus clientes de DVD siempre se presentaban con el famoso latiguillo “Si me sale mucho no lo voy a arreglar, porque mi cuñado se compró uno por 80 dólares”.

Nota: Colocamos las referencias en dólares porque Saber Electrónica se encuentra en varios países y sería imposible colocar los valores en moneda local.

Lo acostumbrado en nuestro gremio es cobrar por la reparación de un equipo, el 10% de su valor de nuevo como promedio. En el caso de los DVD esto significa 10 dólares y todos sabemos que con este valor no se puede realizar un trabajo retributivo, porque ése, es por lo general, el valor promedio de los componentes dañados. Por eso lo acostumbrado y por lo general lo aceptado por el usuario, llega a un valor del 20 al 30% del valor de nuevo.

¿Entonces no sería mejor poner el cartelito “No reparamos DVDs”?
No, ésa es la peor decisión que puede tomar un reparador individual. En nuestros países de América Latina, el usuario elige a su reparador de confianza, por el hecho de que éste le reparara todos sus equipos electrónicos de entretenimiento, a los que inclusive comienza a sumar los de informática. Inclusive podríamos considerar que ya sumó los productos para el hogar conocidos como “línea blanca” cuando comenzaron a aparecer los hornos de microondas. La idea es no perder el cliente, sobre todo porque el mercado de los DVD recién comienza y por eso los equipos son simples reproductores de muy bajo costo.
Como todos sabemos los fabricantes de productos de electrónica de entretenimiento siempre encaran el mercado del mismo modo. Primero introducen el producto en su versión mas económica (reproductor) y posteriormente, cuando el producto básico ya está impuesto en el mercado le van agregando prestaciones (grabador; sintonizador; amplificadores de potencia de audio; etc.).

La intención es obvia, por más propaganda y difusión en los medios que tenga un producto, como por ejemplo un reproductor de DVD, los usuarios siempre están a la espera de que otro haga la experiencia de comprarlo y lo comente luego los resultados. Piense cuántos usuarios que Ud. conozca, son capaces de comprender la mejora fundamental de un reproductor de DVD con respecto a un videograbador que significa pasar de una definición horizontal de 250 líneas a otra de 400 líneas. Por supuesto que prácticamente ninguno. Inclusive estoy seguro que muchos reparadores se la verían en figurillas si yo les pidiera que me explicaran qué significa medir la definición horizontal en líneas verticales.
Ahora imagínese a un cliente que va a comprar un videograbador y a un vendedor tratando de explicarle las ventajas de comprar un reproductor de DVD porque tiene mayor definición horizontal. Imposible. Ahora si el vendedor empieza diciendo que un videograbador tiene un precio de 200 dólares (por supuesto que siempre empieza por el más caro que tiene en el negocio) y luego va bajando hasta llegar hasta el reproductor de DVD de 100 dólares seguramente que el cliente se va a convencer sólo, aunque le expliquen que con ese equipo no puede grabar el partido de fútbol.

El fabricante sabe que reemplazar un equipo de 200 dólares por otro de 100 dólares no es muy conveniente para sus finanzas. Pero también sabe que está realizando una inversión a futuro, porque cuando el usuario vea una película en DVD nunca más mira una grabada en casete VHS. Cuando esto ocurra, el mercado está en condiciones de aceptar un nuevo equipo que además de reproducir, grabe, y por supuesto que la novedad tiene su costo y mágicamente ese costo es de 300 dólares, con lo cual recupera todo lo perdido.
Recién en este año los fabricantes comenzaron a presentar en América Latina los grabadores hogareños de DVD y CD. Y estos equipos, tienen un precio muy interesante para los reparadores (del orden de los 350 dólares para arriba de acuerdo a sus prestaciones totales). En estos casos, el cliente debe estar dispuesto a gastar por lo menos 35 dólares o más en una reparación y el trabajo se torna retributivo.
Y ni qué decir tiene que ese equipo grabador y reproductor puede sufrir agregados hasta el infinito, ya que todos sabemos que puede incluir amplificadores de audio de mediana potencia; selectoras de discos múltiples, etc, etc.
Ahora que vemos por lo menos el negocio a futuro, pensemos en los otros problemas. Probablemente el más complejo es el problema del conocimiento previo de reparaciones de CD antes de reparar DVDs.
En esta nota, como “no entraremos de lleno” en el funcionamiento de los reproductores de DVD”, colocamos los circuitos de un reproductor clásico, para que vaya adquiriendo una idea de lo que vamos a aprender.
Lamentablemente, la mayoría de los reparadores de equipos de CDs sólo saben cambiar el pick-up y tocar todos los ajustes de oído. Muchos, jamás se interesaron por entender el funcionamiento de un reproductor de CD. Durante mucho tiempo prediqué en el desierto, diciendo que un reproductor de CDs tiene algo más que un pick-up y que los presets se deben ajustar con un método y un disco de prueba especial y no simplemente tocarlos por tocar, porque es imposible lograr el ajuste perfecto si uno no sabe cómo ajustarlos.
Inclusive escribí un libro sobre reparaciones de CD, que incluye de regalo un disco especial que facilita el ajuste de los reproductores, de modo tal que no se requiere un osciloscopio para ajustarlo y no pasó nada. Los reparadores siguen cambiando pick-ups sin realizar el menor ajuste. “Si suena, ya está listo para entregar” es el lema del gremio. Y luego se lamentan cuando un poquito de tierra hace que el reproductor deje de leer y le reclaman al comerciante por la calidad del pick-up (dejando de lado que en nuestro gremio no hay santos y muchos venden productos de dudosa procedencia).
Inclusive llegué a crear un personaje que ya es famoso en todo el gremio: “el indio Tocapotee” que con su arma mortal, “un destornillador perillero” desajusta y rompe todo lo que encuentra en su camino. Esto tiene una sola solución; si Ud. pertenece a esa legión, no se avergüence ni se esconda, porque eso no sirve de nada. Simplemente haga algo diferente y novedoso que lo llenará de orgullo y hará ganar el cielo: estudie, que siempre se está a tiempo. Eso que no estudió antes lo debe estudiar ahora.
Por nuestra parte le prometemos ayudarlo, escribiendo con la mayor didáctica posible y empleando técnicas multimediáticas para acelerar el proceso de aprendizaje, tanto de DVD como de CD. En efecto, éste será un curso que internamente yo llamo 3x1, ya que desarrollamos al mismo tiempo un curso de CD agregándole todo lo que modifica el DVD y a esos dos cursos le sumamos el de SMD. En realidad, el curso de CD, es sólo un repaso del tema, si Ud. tiene un conocimiento previo mínimo sobre CD, con lo que le entregamos alcanza para entender el mismo tema en DVD.

Cada unidad didáctica de nuestro curso posee un examen de auto evaluación sobre su conocimiento de CDs (entregaremos el test de evaluación con anticipación, para que vaya viendo lo que deberá aprender). Trate de responder a todas las preguntas y luego observe las respuestas en la siguiente entrega. Si su puntaje es inferior a 7, le recomendamos que vuelva a estudiar el tema en un buen curso de reparaciones de CD. Reparando Reproductores de CD; Reparando Centros Musicales y Guía de Fallas Localizadas en Reproductores de CD1 (que viene acompañado con un disco CD de prueba, que vamos a utilizar durante nuestro curso como disco patrón de CD).
Una vez que tenga el tema bien en claro, le aconsejamos que lea el capítulo correspondiente del curso de DVD. Pisar sobre seguro, ésa es la idea del autor. No vale de nada la más moderna técnica multimediática de enseñanza, o las bondades del profesor o la escuela; si el alumno no tiene la base bien aprendida, no puede progresar con el tema siguiente.
Pero no crea que pretendo teorizar sobre el tema de DVD. Realmente considero que todo lo que se puede conseguir sobre el tema, tanto en inglés como en español, es simplemente cartón pintado, no tiene elaboración, es simple charlatanería para conquistar incautos. Mucha teoría de la codificación DVD, mal traducida de Internet, que luego no se utiliza absolutamente para nada, a la hora de tomar el multímetro y el cautín.

Yo siempre digo que si un curso o un libro no responde a la vieja pregunta del reparador al sacar la tapa de un equipo: “y ahora cómo lo reparo” ese emprendimiento no tiene valor, no aporta nada; es sólo un pretexto para robarle su dinero. Al leer un libro técnico o al realizar un curso, debe beneficiarse primero el lector, luego el autor y por último la editorial en el caso del libro y primero el alumno, luego el profesor y por último la escuela. Cuando Ud. lee uno de mis libros o hace uno de mis cursos, seguramente va a tener contestada la pregunta magistral del reparador. Tal como lo vengo haciendo desde hace muchos años, mis cursos y libros se caracterizan por contener un conocimiento práctico que complementa y fortalece los conocimientos teóricos.
Nunca doy teoría pura, porque según mi experiencia los alumnos la olvidan muy rápidamente; siempre la complemento con algún ejemplo práctico basado en reparaciones reales, realizadas en mi laboratorio de reparaciones al gremio. Además, a diferencia de otros autores, explico cómo construir los dispositivos especiales que todo técnico necesita en su trabajo diario, tratando de que el valor de sus componentes sea bajo o muchas veces nulo porque se construye a partir de un componente de recuperación. Mi mayor placer es observar esos libros míos ajados por el uso constante como libro de mano del reparador. Mis libros y los apuntes de mis cursos no nacieron para estar en la biblioteca del living; nacieron para servir día a día y su lugar es la biblioteca del taller, al lado de los manuales de circuitos.
En cuanto a que los equipos de DVD no están construidos para ser reparados; eso no es ninguna novedad. Desde hace mucho tiempo, las empresas fabricantes de productos electrónicos, los fabrican pensando en su economía y en la necesidad de que el cliente renueve sus equipos cada 3 años, para seguir diseñando equipos de bajos costo. El mercado está polarizado hacia el precio y parecería que ningún usuario valora la calidad y duración de lo que compra. Luego cuando se encuentran que su TV de 3 años tiene el tubo agotado, lloran desconsoladamente y juran que nunca mas van a comprar un TV de supermercado. El mercado funciona de acuerdo a los usuarios y ni Ud. ni yo vamos a poder modificar ese criterio del “producto económico para consumo masivo”.
Lo mejor que podemos hacer los reparadores, es aprovechar las características de los compradores en beneficio propio, sin olvidar los principios éticos. Si un tubo se agota a los tres años, debemos fabricarnos un reactivador de tubos y cobrar muy bien por ese servicio. Nota: en uno de mis artículos de la revista Saber Electrónica explico cómo se fabrica tal dispositivo, a un costo de 10 dólares.
Los reproductores de DVD que se vendieron en América Latina durante los últimos tiempos adolecen de una falla repetitiva; pixelean (*1) y congelan (*2) la imagen, luego de un buen rato de estar funcionando, sobre todo durante el verano. Ese problema se debe a un mal diseño mecánico, en donde se privilegia una baja altura del gabinete (parece que el útimo grito de la moda es que los equipos no tengan más que 5 cm de altura, por ejemplo el Philips 625/785 tiene 4,8 cm). Tome esta característica como algo a favor y no en contra. Aprenda a reparar esos equipos leyendo nuestro curso.

Los componentes especiales para DVD, no se consiguen o son muy caros. Esto tampoco es una novedad. Los materiales para reparar reproductores de CDs no se conseguían cuando comenzaron a venderse hace más de 17 años. En aquella época, conseguir un pick-up para un Aiwa 330 era algo imposible o por lo menos muy caro; ahora se consiguen a 8 dólares. Hay que comenzar a reparar como sea (inclusive desarmando equipos obsoletos). Luego los comercios especializados se encargarán de realizar las correspondientes importaciones.
Y dejamos para el final el comentario más esperado. Para desoldar un SMD se requiere una estación de desoldado cuyo valor no baja de 500 dólares. Esa es la afirmación de muchos reparadores.
Eso es una gran mentira; hasta un viejo como yo, con mala vista y peor pulso, puede desoldar un SMD y soldar otro sin gastar más que unos pocos pesos. Existen soluciones para todos los gustos. Desde un kit de componentes químicos para desoldado y soldado que se aplica con un cautín común y que tiene un costo de unos 30 dólares, sirviendo para desoldar unos 10 CIs (el fabricante dice que sirve para 1500 patitas, pero en la práctica sólo alcanza para una 750). Hasta un método basado en una cuerda de guitarra o de piano cuyo valor es de 3 dólares y su duración es prácticamente eterna; o el método del cutter que no requiere más gastos que el mismo cutter que Ud. usa habitualmente en su taller.
Por supuesto que también existen las llamadas estaciones de desoldado que cuestan alrededor de 400 dólares.
Nosotros no podemos aconsejarle que use un método específico. Todo depende de su actividad comercial. Si Ud. es un servicio técnico autorizado y debe reparar más de 20 equipos por día, no dude en comprar una estación de desoldado. Con una ganancia neta de 20 dólares por equipo, paga la inversión con un solo día de trabajo. Si Ud. opera como reparador independiente y debe reparar un DVD por semana, use el método del cutter.
Cada unidad didáctica de nuestro curso contiene un apéndice para trabajar con SMDs, que tiene tanto o más valor que el curso mismo. Le prometemos que va a aprender esta técnica tan particular que cada día se usa más. Hágase a la idea de que tiene que saber desoldar y soldar SMDs, porque si el último equipo que salió a la venta, el DVD, tiene todos CIs SMD, es porque de aquí en más todos los equipos nuevos estarán construidos así. Aprenda esta nueva técnica o mejor se dedica a otra cosa.

Conclusiones

Y así presentamos nuestro curso de reparación de reproductores de DVD. Realmente creemos que es algo único en el mundo, o por lo menos es el único curso que trata el tema en forma integral, es decir como debe ser; explicando el funcionamiento de todos los formatos de discos ópticos, con datos prácticos para la reparación, con indicaciones para construir el instrumental adecuado y sobre todo con artículos de soldadura y desoldadura SMD (vea la sección del Técnico Reparador). En la primer unidad didáctica explicaremos los diferentes problemas que se producen cuando se desea realizar un curso de reparación de DVDs y entregamos el cuestionario por “multiple choise” para que Ud. mismo evalúe sus conocimientos sobre CDs. Este cuestionario lo entregamos prácticamente con dos semanas de anticipación, para que el alumno tenga el tiempo suficiente como para volver a estudiar los temas que no le hayan quedado claros.

Notas de Pie de Página

(*1) El término pixeleando es un neologismo que se utiliza para indicar que una imagen se ve afectada por un ruido muy particular, que tiene forma de pequeños cuadraditos que aparecen o desaparecen aleatoriamente en diferentes lugares de la misma. Esos cuadraditos pueden ser grises o estar llenos de puntos de color al azar que evidentemente, no se corresponden con la imagen. Ver la figura 1.
Esta falla de transmisión aparece en cualquier sistema de TV digitalizado cuando la señal es débil, reemplazando a la característica nieve o ruido blanco de las imágenes analógicas.
La razón de que una pérdida de señal se manifieste de este modo es muy sencilla. En la TV analógica la pantalla se analiza por puntos contiguos de izquierda a derecha y de arriba abajo. Si el ruido modifica la intensidad, el color o la saturación de un punto determinado ese punto y sólo ese punto cambia de color.
En un sistema digital la imagen se explora por sectores. Por ejemplo en un cuadrado de 8 por 8 bits. Ese cuadrado se decodifica punto por punto en forma de una matriz de filas y columna y se pasa luego al cuadrado contiguo para decodificarlo del mismo modo. Explorada de este modo es posible que se generen matrices de datos muy parecidas entre sí (sobre todo las contiguas) en cada imagen, sobre todo si la imagen tiene zonas de color lleno.
Estas matrices de datos se unifican en un determinado código, de modo que en lugar de transmitir el brillo el color y la saturación de cada elemento de la matriz sólo se transmite lo que podríamos llamar el nombre de esa matriz. De este modo, con este método llamado exploración con redundancia se puede ahorrar una enorme cantidad de información y permitir que el disco incremente su capacidad.
Cuando el sistema falla, el reproductor trata de reemplazar la información faltante con la información anterior pero si esa información también falta, no hay modo de recuperar una imagen completa ya que el decodificador no sabe qué matriz corresponde a cada sector de la misma y se producen parches cuadrados en la imagen.
(*2) Cuando el pixeleo es muy grande el reproductor conserva fija la última imagen explorada normalmente, porque considera que es muy probable que los cuadros de imagen no cambien demasiado entre un cuadro y el siguiente. En muchos casos, si la lectura se recupera inmediatamente, el usuario sólo percibe una leve discontinuidad en la secuencia de imágenes aunque pueden faltar varios cuadros consecutivos. Por supuesto que si la lectura no se recupera, el resultado será la última imagen recibida que se repite hasta el infinito dando lugar al nombre de imagen congelada.

 
Autor: Ing. Alberto Horacio Picerno
e-mail: picernoa@fullzero.com.ar, picernoa@ar.inter.net
 
FIGURA 1
 
 
FIGURA 2
 
 
 
FIGURA 3
 
 
FIGURA 4
 
PROMOCIONES
 
 
FIGURA 5
 
 
 
FIGURA 6
 
PROMOCIONES
 
 
 
 
PROMOCIONES